Este proyecto busca desarrollar una herramienta que ayude al profesional sanitario a disponer de un mejor diagnóstico y un mejor enfoque terapéutico para el tratamiento del cáncer y que este proceso al ser universal ayude a las guías médicas para su implantación en cualquier centro de salud. Se basa en disponer de una evaluación priorizada de la enorme cantidad de información clínica y molecular de datos experimentales que se pueden generar para un determinado paciente, que se pueda implantar en cualquier entorno y que permita evitar terapias innecesarias, para cualquier tipo de cáncer.  

El diagnóstico preciso e individualizado sigue siendo un reto en el abordaje del paciente oncológico. Tumores muy similares en histopatología y en estadio clínico pueden responder a la misma terapia de forma radicalmente distinta, por lo que es necesario tener en cuenta todas las variables del paciente, como marcadores moleculares, genéticos, etc. Por otra parte, los distintos tratamientos siguen siendo sub-óptimos. La cirugía con frecuencia no erradica tumores localmente avanzados, se calcula que fracasa aproximadamente en un 30% de los pacientes. La radioterapia fraccionada fracasa en un 35% de los pacientes tratados porque la toxicidad en los tejidos normales limita la capacidad de tratar a dosis altas más curativas. La quimioterapia es capaz de eliminar tumores microscópicos residuales pero no de erradicar lesiones tumorales macroscópicas de forma permanente.

Los avances realizados en los últimos veinte años en el campo de la biología del cáncer y en el diseño de nuevos medicamentos nos permiten contemplar la práctica de una medicina individualizada, o personalizada, para tratar aquellos  enfermos que padecen de tumores con dianas terapéuticas identificadas.